Se encuentra usted aquí

Huevos

Solapas principales

Descripción

A veces no hace falta pasarse horas en la cocina para disfrutar en la mesa. Esto ocurre con los huevos: se cocinan en un pispás, y ¡qué buenos están! Se pueden hacer de tantas formas que hay para todos los gustos y todas las necesidades. 

Todo el mundo sabe cocinar un huevo. ¿O no? Por si acaso, voy a hacer una recopilación sencilla de las 5 formas básicas de cocinar un huevo.

El Huevo
Tortilla francesa
Huevos poché
Proceso huevos poché
vegetariano - bajo en grasas - bajo en carbohidratos - precaución alergias - sin gluten - sin lácteos
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
segundos platos
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Básico

Resumen

Yield
ración
Prep time
5 minutos
Cooking time
10 minutos
Total time
15 minutos

Ingredients

1
huevo
1 pizca
sal

Instructions

1: Huevo frito:

En una sartén que no se pegue, echamos abundante aceite de oliva. Cuando esté bien caliente, cascamos el huevo y lo dejamos caer dentro del aceite. Sazonamos con una pizca de sal sobre la yema y echamos un poco del aceite de la sartén por encima con una espumadera. Cuando la clara se cuaje, en dos minutos, introducimos la espumadera por debajo del huevo para sacarlo y ponerlo en un plato. 

Si el aceite está suficientemente caliente, conseguiremos que salga la "puntilla" tostada alrededor de la clara. Si queremos que la yema quede también cuajada, deberemos mantenerlo en el aceite un par de minutos más. Si el aceite está muy caliente será mas difícil que se pegue a la sartén, pero tragedias ocurren en todas partes. 

2: Huevo duro: ​

Los huevos necesitan cocer en agua hirviendo durante 10 minutos para quedar duros, es decir con la clara y la yema bien cocidas. Puedes ponerlos en el agua fría y contar el tiempo desde que rompa a hervir,  o en el agua ya cociendo, si necesitas que la yema quede centrada (para hacer huevos rellenos es muy útil). Una vez pasados los diez minutos, los sacamos del agua, los refrescamos con agua fría y los pelamos.

3: Huevo pasado por agua:

Como para hacer un huevo duro, metemos los huevos en un cazo, esta vez en agua fría. Cuando rompa a hervir, contamos cuatro minutos, o tres si queremos que la clara quede un pelín líquida, y los refrescamos rápidamente para cortar la cocción.  Para comerlo, lo colocamos en un recipiente adecuado, retiramos la cáscara de la parte superior y echamos una pizca de sal.  Riquísimo metiendo miguitas de pan y recogiéndolas con una cucharilla. 

4: Tortilla francesa: 

Calentamos una sartén antiadherente con una gota de aceite. En un plato  hondo, batimos el huevo con una pizca de sal. Si queremos una tortilla superesponjosa, podemos batir aparte la clara hasta que aumente de volumen y luego incorporar la yema. Cuando la sartén esté bien caliente, se echa el huevo y cuando comience a cuajarse doblarlo sobre sí mismo para darle forma a la tortilla. Tiene su truquillo, pero con práctica dejarás de comer huevos revueltos y  conseguirás una bonita tortilla. 

5: Huevos poché:

Es quizá la foma más elaborada, pero reúne lo mejor de las anteriores: Se come como un huevo frito, cómodamente, pero sin nada de la grasa añadida que aporta la fritura. Se hace así:

  • Ponemos un cazo con agua a hervir.
  • Cortamos una pieza cuadrada de film transparente, y la colocamos dentro de una taza de café, empujando un poco hacia dentro para que haga fondo.
  • Pincelamos la superficie del plástico con una pizca de aceite. 
  • Cascamos dentro del plástico el huevo, le echamos sal y cerramos el plástico, sin dejar demasiado aire dentro, por ejemplo con un hilo o una gomita. 
  •  Metemos la bolsita dentro del agua hirviendo. Lo cocemos durante cuatro minutos, y lo sacamos. 
  • Cortamos el plástico o la gomita y sacamos con cuidado el huevo al plato. 

 

Notes

El huevo es un alimento saludable, alto en proteínas y bajo en grasas, que hay que incluir en nuestra dieta con un máximo de siete a la semana en personas adultas y activas, teniendo en cuenta que muchos de los alimentos que consumimos (salsas, bollería...), los contienen. Tiene un alto poder saciante y bajo nivel calórico, por lo cual es una ayuda en las dietas de control de peso.

"Cuando seas padre, comerás huevos".  No me puedo ni imaginar el hambre que debían de tener esos pobres niños.  Ahora el huevo es un alimento económico, afortunadamente al alcance de casi todos. Y a ti, ¿cómo te gusta más?

Platos relacionados: 

Bolitas de patata y chorizo

Un bocadito divertido y sabroso, con patata y lo que quieras. Solas o acompañadas, estas bolitas se comen a dos carrillos. Sólo requieren un poco de paciencia para formar bolitas, y ese pequeño esfuerzo merece la pena. 

bolitas de patata
Primeros platos sugeridos: 

Pisto manchego

El pisto. Ese plato que en cada casa es diferente. Éste pretende ser el pisto básico, una fritada de verduras variadas, y que luego cada uno lo adorne como más le guste.