Se encuentra usted aquí

Curry de pollo y mango

Solapas principales

Descripción

A la India. Allá fuimos de viaje de novios. Yo embarazada, de once semanas, vomitando por las esquinas. No so-por-ta-ba los olores. Luchaba a brazo partido en cada restaurante: "¡not-spicy, please!" para luego llorar delante del plato que no era capaz de comerme, bajo la mirada asombrada del pobre camarero. Me ha costado años reconciliarme y volver a disfrutar con la comida india. Eso sí, en las maravillosas fotos que nos hicimos en ese maravilloso país aparezco muerta de hambre, ilusionada y feliz. ¡Que me quiten lo bailao!

Tenéis que probar esto. Es una delicia, rápido de hacer y realmente exquisito, a la altura de los currys más elaborados (iba a decir currados, pero me ha parecido pasarme de graciosilla). Acompañado de un sencillo arroz hervido disfrutaréis de un plato exótico y original.

Curry de pollo y mango
plato completo - bajo en grasas - precaución alergias - sin gluten - sin lácteos
Origen: 
India
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
platos principales - salsa - segundos platos
Para hacer con niños: 
0
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
Raciones
Prep time
10 minutos
Cooking time
10 minutos
Total time
20 minutos

Ingredients

1
cebolla
1⁄2
mango (maduro)
3
pechugas de pollo (en realidad, medias pechugas)
1
caldo de pollo (grande)
4 cucharadas
leche de coco
1 cucharadita
curry
1 pellizco
jengibre en polvo
1
aceite de oliva
1 pellizco
sal
1 pizca
pimienta negra

Instructions

Verás que resultado tan sorprendente, y en muy poco tiempo. Vamos a trabajar:

  •  Antes de empezar con esta receta dejamos cociendo el arroz, y así tendrás listas las dos cosas, el curry y el arroz, a la vez. Si quieres la chuleta de cómo cocer un arroz blanco suelto y en su punto, míralo aquí.
  • Ponemos una sartén un poco honda al fuego para que se vaya calentando con el aceite. Antes de que se queme, cortamos las medias pechugas en tres trozos cada una, quitando los restos de telillas y huesos que pueda tener. Echamos un poco de sal y de pimienta. Doramos los trozos dos minutos por cada lado y los sacamos a un plato.
  • Picamos la cebolla finamente y la rehogamos bajando un poco el fuego, con una pizca más de sal. Cuando esté pochada, añadimos el mango cortado en cubitos, lo mezclamos bien y vertemos el caldo para que cueza junto dos minutos. 
  • Volvemos a meter los trozos de pollo a la sartén y si es necesario añadimos un poco de agua. El pollo no debe estar cubierto de líquido, pero sí tener suficiente para cocerse, al menos hasta la mitad de su altura. A los cinco minutos damos la vuelta  al pollo e incorporamos la leche de coco y una pizca de jengibre. En tres minutos más, apagaremos el fuego. El pollo tiene que quedar jugoso, cocido pero nada seco. 
  • El curry está listo, yupiii... a disfrutarlo. 

Notes

A ver, que aclaro lo de las pechugas: Cada pechuga del pollo está dividida en dos partes, que normalmente se venden separadas. Si al carnicero le pides una (1) pechuga, puede que te dé dos piezas. Yo me refiero a cada parte de esa pechuga, intentando evitar confusiones, pero puede que lo esté liando más. Para que quede claro, donde pongo tres pechugas de pollo me refiero a tres piezas. Tres medias pechugas. Una pechuga completa y media más. Y si lo he liado aún más, me lo decís y ya veremos cómo lo aclaro, uf. 

Para que quede más oriental, este plato queda perfecto con arroz basmati. Lo mezclas con el curry y disfrutas como un enano.

El Curry, en polvo, ese botecito, es una mezcla de especias que lleva cúrcuma, comino, clavo, pimentón, jengibre, nuez moscada, pimienta... en distintas proporciones, según la marca.  El resultado es un polvito muy aromático pero suave. A mí no me gusta mucho el picante, lo consumo con muuucha moderación, pero a este plato le viene fenomenal el sabor dulce y picante del jengibre, por eso le añado un poco más. No es un curry para sufrir, veréis que suave está. 

 

Platos relacionados: 

Crema naranja

Un primer plato de verdura, de los sanos y de toda la vida, pero con un toque diferente, original y muy rico. Tiene ese toque amargo-ácido-dulce que me entusiasma, a la vez que el agradable sabor conocido de una crema de verduras.

crema naranja
Primeros platos sugeridos: 

Arroz blanco

Es casi la hora de comer. Abres el frigorífico y el eco te devuelve tu grito de desesperación. ¡Vacío! ¡No hay nada más triste en el mundo que eso! Pero espera, espera… tienes arroz. ¡Estás salvado! Hoy no morirás de hambre, pero esta tarde vas a hacer la compra, sin falta.

Un arroz hervido lo hace cualquiera, pero un arroz blanco suelto, en su punto, y con un toque de sabor, tiene su truquillo. Ahora te lo explico.

arroz blanco