Se encuentra usted aquí

Croquetas de pollo

Solapas principales

Descripción

Pongamos que ayer hicimos un rico caldo bien sustancioso, y ahora tenemos mirándonos tristemente desde un plato al pobre muslo de pollo cocido, con la compañía de unos huesos resecos. Tranquilo, pollito, que aún tienes una misión: vamos a hacer contigo unas ricas croquetas. Y no va a quedar de ti ni la sombra.

plato completo
Dificultad: 
Difícil
Tipo de plato: 
platos principales - segundos platos - tapas
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
unidades
Prep time
30 minutos
Cooking time
30 minutos
Total time
1 hora

Ingredients

50 grams
mantequilla
50 grams
aceite de oliva
120 grams
harina de trigo
200 grams
carne de pollo cocida ( o mitad de pollo y mitad de jamón)
1⁄2
cebolla
1 litro
leche
2
huevos
1⁄2 kilogram
pan rallado
1⁄4 litro
aceite (para freir)

Instructions

  • Primero de todo, desmenuzamos la carne de la que dispongamos para hacer las croquetas. Tanto si es pollo, como jamón, como otro tipo de carne cocida, le quitamos los huesos y la picamos en trozos pequeños.
  • En una cazuela de base ancha, ponemos a calentar el aceite y la mantequilla.
  • Picamos la cebolla muy fina, y la rehogamos a fuego lento para que se ponga bien blandita. Añadimos la harina y la dejamos tostar unos minutos, sin dejar de remover con una cuchara de palo. Entonces echamos la carne y lo mezclamos todo bien, con un poco de sal. 
  • Retiramos la cazuela del fuego y vertemos una buena cantidad de leche, aproximadamente la mitad, y removemos con energía. Tenemos que conseguir disolver bien la harina en la leche. Cuando lo hayamos hecho, volvemos a ponerla en el fuego, subiéndolo al máximo, sin dejar de mover. Cuando empiece a espesar, añadimos el resto de la leche poco a poco, bajamos el fuego y dejamos que cueza muy despacio diez minutos, removiendo para que no se pegue. 
  • Prueba la masa, añade sal si hace falta y la vertemos en una bandeja o fuente hasta que se enfríe, y la metemos en el frigorífico. La masa tiene que estar bien fría para que las croquetas se modelen fácilmente, así que lo mejor es prepararla la víspera del día D. 
  • Damos forma a las croquetas con las manos, las pasamos por huevo primero y pan rallado después y las freímos en aceite bien caliente. 

Notes

Si no vamos a comernos todas las croquetas de una sentada, lo mejor es congelarlas cuando ya están rebozadas. Así sólo tendremos que sacarlas del congelador y freírlas directamente, sin descongelar, la próxima vez, teniendo sólo la precaución de comenzar con el aceite no tan caliente y freírlas más despacio para que no se queden frías por dentro. Para congelar las croquetas procuraremos colocarlas extendidas sin que se toquen (la bandeja de los hielos es ideal para eso) y cuando ya estén duras podemos meterlas tranquilamente en una bolsa de congelación. 

Consejos: 

Congelar croquetas

Preparar croquetas es una tarea laboriosa, por eso es muy útil, ya que te pones, preparar para varios días. Puedes darte un atracón y comertelas todas seguidas, pero es más razonable meterlas al congelador, quedarán perfectas. Para congelar las croquetas procuraremos colocarlas extendidas sin que se toquen (la bandeja de los hielos es ideal para eso) y cuando ya estén duras podemos meterlas tranquilamente en una bolsa de congelación. si se congelan amontonadas se pegan unas con otras y se echan a perder.

Platos relacionados: 

Croquetas de boletus y gambas

Una auténtica delicia: cremositas, suaves, crujientes por fuera, con un saborcillo...mmm...las croquetas calentitas son algo que nadie debería perderse. Y si encima son de boletus y gambas, ya te puedes morir...