Se encuentra usted aquí

Bacalao gratinado con verduras

Solapas principales

Descripción

El bacalao podemos encontrarlo en varios formatos: fresco, salado de todos los tamaños, y congelado. Hay unas bandejitas que se encuentran con cierta facilidad, con bacalao "al punto de sal", en las secciones de congelados de los supermercados, y están pensadas para facilitarnos la vida, además de ser bastante económicas. En esta receta, una manera de prepararlo rápida, fácil y muy rica. 

bacalao gratinado con verduras
plato completo - bajo en grasas - bajo en carbohidratos - precaución alergias - bajo en calorías
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
platos principales - segundos platos
Para hacer con niños: 
0
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
raciones
Prep time
10 minutos
Cooking time
Total time
10 minutos

Ingredients

1
bandeja de bacalao al punto de sal
1⁄2
cebolla
1⁄2
pimiento verde
1⁄2
pimiento rojo
1
huevo
1 cucharada
pan rallado
1 puñado
mozzarella (rallada)
1
aceite de oliva

Instructions

Descongelamos el bacalao, si lo  hemos comprado congelado, dejándolo en el frigorífico la noche anterior. Ahora, nos ponemos a cocinar.

  • Encendemos el horno a 180 grados.
  • Cortamos la cebolla y el pimiento en tiras finas, y las rehogamos a fuego lento en una sartén con un chorrito de aceite. Las movemos de vez en cuando, para que no se quemen. A los diez minutos, cuando estén blanditas, las apartamos. 
  • En un cuenco, batimos el huevo, añadimos el pan rallado y la mozzarella, con una cucharada de aceite. 
  • Cuando las verduras estén blanditas, las ponemos en una fuente de horno, haciendo cama. Colocamos las porciones de bacalao encima y le echamos por encima la mezcla de mozzarella. 
  • Lo horneamos diez minutos y luego ponemos el gratinador del horno, para que se dore un poco por encima.

Notes

Podemos hacer esta receta con bacalao fresco, añadiendo simplemente un pellizco de sal, y también con bacalao desalado. Para desalar el bacalao lo ponemos a remojo 48 horas, cambiando el agua tres o cuatro veces al día.

Lo bueno que tiene el bacalao en este formato es que no tienes que preocuparte ni de desalar, ni de trocear, ni de las espinas. Sólo descongelar y listo. 

Como podéis ver, es un  plato rapidísimo y fácil, pero está tan bueno que no se nota. Tarda lo mismo en estar preparado y con muy poco más trabajo, que una  pizza congelada. Ya no hay excusas para cenar sano, amigos... ahí lo dejo. 

 

Útiles necesarios: